Exposición anterior

 

Wirikuta “Mexican Time-Slip

 

Exposición

Azul de Prusia

 

Un enorme catálogo de obras literarias, dramáticas y cinematográficas se ha convertido en uno de los  principales pilares que sostienen nuestra memoria del Holocausto. A medida que el catálogo crece, se acentúa cada vez más el contraste de las adversidades descritas en estas obras y el bienestar que disfrutamos lectores y espectadores de hoy. Aún así, entre la abundancia de obras narrativas que tratan el tema del Holocausto son raras las que abordan juiciosamente los dilemas estéticos/morales implicados en toda representación de este suceso. Primo Levi y Claude Lanzmann son de los pocos que han enfrentado de lleno este reto. Mientras el testimonio expreso de sobrevivientes teje las narraciones de estos autores, de manera calculada han evitado el melodrama y la hipérbole a fin de subrayar el deber de no manipular la sensibilidad del público, de no chantajearle hacia la vergüenza, la piedad o el terror. Los trabajos de Levi y Lanzmann conforman acercamientos ejemplares, tan restringidos como eficaces, pero que difícilmente han podido ser emulados por autores de segunda y tercera generación, productos de nuestra longeva Pax-Americana, donde la amenaza del horror extremo ha pasado a ser una curiosidad en terrenos del entretenimiento.

Exposición anterior

 

Daniel Buren

Como un juego de niño

 

Exposición anterior

 

Jannis Kounellis

RELAMPAGOS SOBRE MEXICO