Sobre la obra

 

Como un juego de

niño/ Comme un jeu

d´enfant

 

Con esta primera intervención en el museo, Daniel Buren recibe

a los visitantes en una enorme galería, convertida en un área

de juego con construcciones a escala real, hecha uniendo

cientos de módulos de formas geométricas y colores sólidos

inspirados en el pedagogo Friedrich Wilhelm August Fróbel

(esferas de madera, cubos y cilindros concebidos originalmente

para acentuar el potencial cognitivo del juego en relación con el lenguaje, alentando a los niños a participar en el descubrimiento de la realidad y de sus capacidades expresivas por medio de la estimulación de facultades como la percepción, el tacto, la construcción y la deconstrucción).de arte) y después hacia la integración del arte contemporáneo en espacios históricos, a través de instalaciones en contexto e intervenciones monumentales a edificios y entornos urbanos.